viernes, 23 de diciembre de 2016

Martin Luther King


Sueño que llegará el día en que los hombres se elevarán por encima de sí mismos y comprenderán que están hechos para vivir juntos, en hermandad. Todavía sueño en aquella mañana de Navidad, que llegará el día en que los negros de este país, todas las personas de color del mundo, serán juzgados por el contenido de su personalidad y no por el color de su piel, y que cada hombre respetará la dignidad y el valor de la persona humana.


Navidad 2016


En las Nochebuenas, en casa acostumbramos a hacer unas lecturas antes de la cena; este año, una de ellas será esta:

Sé tu mismo. Especialmente, no finjas afectos. Tampoco seas cínico respecto al amor; porque frente a toda aridez y desencanto, el amor es perenne como la hierba. recoge mansamente el consejo de los años, renunciando graciosamente a las cosas de juventud. Nutre tu fuerza espiritual para que te proteja en la desgracia repentina. Pero no te angusties con fantasías. Muchos temores nacen de la fatiga y soledad. Junto con una sana disciplina, sé amable contigo mismo.

Tú eres una criatura del universo, no menos que los árboles y las estrellas; tú tienes derecho a estar aquí. Y te resulte evidente o no, sin duda el universo se desenvuelve como debe. Por lo tanto, mantente en paz con Dios, de cualquier modo que lo concibas y cualesquiera que sean tus trabajos y aspiraciones, mantén en la ruidosa confusión, paz con tu alma.

Con todas sus farsas, trabajos y sueños rotos, éste sigue siendo un mundo hermoso. Ten cuidado, esfuérzate en ser feliz.

Anónimo encontrado en una iglesia de Baltimore, en 1693.
Del libro Antología de textos para el caminante, C. U. Mª Cristina, San Lorenzo del Escorial, 1996.


martes, 4 de octubre de 2016

Fantasía sobre un pensamiento de Kant


Dicen que en la sepultura de Kant se puede leer esta inscripción:

Dos cosas me llenan la mente con un siempre renovado y acrecentado asombro y admiración por mucho que continuamente reflexione sobre ellas: el firmamento estrellado sobre mí y la ley moral dentro de mí,


sábado, 10 de septiembre de 2016

Epicuro


* Tus palabras tendrán seguramente más autoridad cuando las pronuncies en un lecho de paja y con burdo vestido, porque no solamente serán dichas, sino también que las demostrarás.

*  Retírate dentro de ti mismo, sobre todo cuando necesites compañía.

*  Es una necedad pedir a los dioses las cosas que cada uno es capaz de procurarse por sí mismo.

*  En la discusión razonada, mas gana quien es vencido por cuanto aprende.

*  El mayor fruto de la autarquía es la libertad.

*  Si quieres enriquecer no debes aumentar tus caudales sino reducir tu deseo.

*  Vana es la palabra del filósofo que no cure los sufrimientos del hombre. Pues del mismo modo que no es útil la medicina a menos que cure las enfermedades del cuerpo, tampoco lo es la filosofía si no sirve para suprimir las enfermedades del alma


Arcipreste de Hita


71 Como dice Aristóteles, cosa es verdadera,
      el hombre por dos cosas trabaja, la primera,
  por haber mantenencia, y la otra cosa era
  por haber juntamiento con fembra placentera.

154 Puesto que he comprobado ser mi destino tal,
es servir a las damas mi aspiración total;
aunque comer no pueda la pera del peral
el sentarse a la sombra es placer comunal

                                                                                                  Libro de Buen Amor

jueves, 8 de septiembre de 2016

Citas de mi invención (disculpad el atrevimiento)


El filósofo dijo: “Yo sólo sé que no sé nada”. Bueno, pues yo… ni eso.

Lo bello, si sencillo, dos veces bello.

Hablar del pasado es cultivar la memoria; hablar del presente es necesario; hablar del futuro es cultivar la inteligencia.

No pretendas comprender los misterios de Dios; limítate a escucharle y a hablar con Él.

Yo me confieso cristiano deseoso de razones filosóficas. 

No hay ni blancos ni negros, ni inteligentes ni torpes, ni religiosos ni ateos; el género humano tan sólo se divide entre los que leen y los que no leen ni dos libros al año, (novelas históricas malas no cuentan).

Los truenos son los retortijones del cielo.

jueves, 25 de agosto de 2016

Citas cervantinas


Inauguramos hoy una selección de citas cervantinas; ya se que es tarea complicada por su abundancia y profundidad, pero, sin prisas, iremos recolectando algunas.


... y que ni el interés ni el miedo, el rencor ni la afición, no les hagan torcer el camino de la verdad cuya madre es la historia, émula del tiempo, depósito de las acciones, testigo de lo pasado, ejemplo y aviso de lo presente, advertencia de lo porvenir.

                                                                                                       Don Quijote, I, Cap IX.

Unos van por el ancho campo de la ambición sobrebia, otros por el de la adulación servil y baja, otros por el de la hipocresía engañosa, y algunos por el de la vedadera religión; pero yo, inclinado por mi estrella, voy por la angosta senda de la caballería andante, por cuyo ejercicio desprecio la hacienda, pero no la honra.

                                                                              Don Quijote, II, Cap XXXII.


Yo nací libre, y para poder vivir libre escogí la soledad de los campos. Los árboles de estas montañas son mi compañía, las claras aguas de estos arroyos mis espejos.

                                                                                                                                                                                                                                             Don Quijote I, Cap XIV



viernes, 15 de julio de 2016

¿Donde está la verdad?


La verdad se defiende sin defensor y protector y por eso ama la compañía de pocos y de sabios, odia la multitud, no se muestra a quienes no la buscan por sí misma y no quiere manifestarse a quienes no se le presentan humildemente ni a quienes la buscan fraudulentamente. Por eso mora altísima, donde todos miran y pocos ven.

Guiordano Bruno, Expulsión de la bestia triunfante, Dialogo segundo.


Más sobre lo mismo:

¿Tu verdad? No, la Verdad,
y ven conmigo a buscarla.
La tuya, guárdatela.

Antoonio Machado. Proverbios y cantares.

martes, 12 de julio de 2016

Frase alentadora

Si algún día la tristeza te hace alguna invitación, dile que ya tienes un compromiso con la alegría y que le serás fiel toda la vida.

Esta es la última frase que nos llega del Papa Francisco que nos va acostumbrando a redescubrir notas esperanzadoras que siempre han estado en el mensaje evangélico. Frases de ayuda, de esperanza, de ilusión.

Los contenidos estaban ahí, sólo hacía falta desempolvarlos y repetirlos con voz amable, con voz clara, en definitiva, con amor. 




sábado, 28 de mayo de 2016

El lema de los Ingenieros de Montes

Dicen que cuando la Escuela de Montes estuvo localizada en San Lorenzo del Escorial, allá por los años de 1871 hasta 1914, el lema de la institución era:


Saber es hacer. El que no hace no sabe.


Tan sugerente sentencia, se podría perfeccionar:

El mejor no es el que dice, ni el que enseña, el mejor es el que hace.

Que no se enfaden los enseñantes, maestros y profesores, que los hay tantos y tan entregados a su profesión. Solo pretendemos ver esta cita con una cierta intencionalidad pedagógica.

domingo, 8 de mayo de 2016

De los libros


Sobre este asunto que siempre es un tema vivo para cualquiera de nosotros, hoy he cazado una cita que me parece cuando menos curiosa.
El protagonista fue el humanista Páez de Castro 1510 1570, contemporáneo de Felipe II y asesor de este en la génesis de la Biblioteca Real del Monasterio del Escorial, uno de los proyectos culturales clave bajo los auspicios del Rey Prudente, sí, sí. el mismo que ahora llaman Imprudente.
La cita, en cuestión, dice textualmente:

... pasemos la vejez desnudamente, que todo esto de letras me parece que es viático para toda la o vida, pero más necesario para la vejez.

Y es que sobre el incuestionable efecto benefactor de las lecturas, cada día me asaltan nuevas dudas, yo creo que motivadas, principalmente, por las prisas, o sea por el saludable deseo de que no se me quede nada importante por leer en esta etapa de mi vida. Porque, para empezar, está claro que a cada fase de nuestro devenir, le puede corresponder un determinado tipo de lectura, léase aprendizaje o divertimento.
Todavía a estas alturas, cada vez que me enfrento con la agradable disyuntiva de qué libro escoger, no tengo claro si este será de índole literaria, científica, de ensayo, de novela... o lo que sea. 


Lecturas para releer


José Mª de Areilza publicó en Austral, entre los años 1986 y 1986, dos libros que son recopilaciones de artículos suyos en la prensa de aquellos tiempos, dos libros de valor inestimable para todos los amantes del paisaje y de los viajes, en general.
Escritos con una prosa precisa y enriquecedora a la vez que llena de apuntes de caminantes y viajeros, se juega en ellos con la estrecha conexión entre el paisaje y la historia, añadiendo semblanzas de gentes que han dejado huellas, tratadas con extrema buen gusto.
Como se dice en el prólogo, remitiéndose a una frase de Álvaro Cunqueiro, son libros "para hacerse amigo de ellos."


Son libros para releer; a mí me deleitaron en tiempos pasados y, todavía, acudo a ellos, siempre en busca de sensibilidad, de aire fresco y del incontenible deseo de conocer lugares nuevos.
Para excitaros los jugos gástricos, me limito aquí a transcribir un párrafo del artículo "Abril en Florencia",  publicado en El País de 10 abril 1980 y sacado de Prosas escogidas,

He visto brotar abril en Florencia. La primavera toscana, tímida todavía, tiene, sin embargo, un peculiar esplendor. Dicen que fue la luz difusa y dorada de este valle la que despertó en los residentes el amor colectivo a la belleza y a las artes, y la búsqueda incesante de nuevos cánones en la estética representativa. La historia de esta ciudad casi puede resumirse en la gloriosa aventura de ese reiterado descubrimiento. Aquí nacieron, en extraña e impresionante simultaneidad, la lengua italiana, la poesía lírica, el paisaje como estado del alma, la resurrección de la olvidada cultura clásica y la pintura y la escultura de los tiempos modernos.


lunes, 31 de agosto de 2015

Oliver Sacks

Oliver Sacks, neurólogo y escritor, tras conocer la existencia de una enfermedad terminal, escribe una carta de despedida en el The New York Times:

No puedo fingir que no tengo miedo. Pero el sentimiento que predomina en mí es la gratitud. He amado y he sido amado; he recibido mucho y he dado algo a cambio; he leído, y viajado, y pensado, y escrito. He tenido relación con el mundo, la especial relación de los escritores y los lectores.
Y, sobre todo, he sido un ser sensible, un animal pensante en este hermoso planeta, y eso, por sí solo, ha sido un enorme privilegio y una aventura.

El Pais, 31 agosto 2015

martes, 14 de abril de 2015

No te rindas


A mi ánimo, que no a mis ojos ni a mis manos, ha llegado este hermoso poema de Benedetti. Todo el es un clamor al batallar constante de la vida, al deseo que nos mantiene con la ilusión imprescindible. Al levantarse después de cada caída, y, más aún en las recaidas.
Yo quisiera que fuese para todos como una referencia vital, un fogonazo estimulante.   Aunque es muy conocido, os lo transcribo.



domingo, 5 de abril de 2015

Fanatismo

Dado que en algunos momentos, que ya no son pocos ni accidentales, parece que este término recobra viejas presencias ya casi olvidadas en estos comienzos del siglo XXI, creo que conviene la lectura inteligente de todo aquello que tenga relación con este asunto.
Así, en el Babelia de El País del 4/4/15 leemos un agudo apunte de Jorge Wasemberg del que selecciono estas puntadas:

*Solo se puede ser fanático de una idea que la realidad que la realidad no pueda desmentir.
*La ilusión de todo fanático es seguir siendolo.
*Convicciones sólidas? Mejor si son líquidas o gaseosas...
*El fanatismo y el humor se llevan muy mal porque el primero esconde las contradicciones mientras que el segundo las busca.
*La ofensa la inventó un fanático acorralado por una sonrisa.
*El ciudadano que no lee ningún libro tiene más remedio que el que lee solo uno.
*Libertad de pensamiento sin libertad de expresión es para la democracia de los que piensan lo mismo.

Recomendamos la lectura completa de este breve artículo. No tiene desperdicio.

lunes, 7 de julio de 2014

Poema de Adriano

Según la Historia Augusta el emperador escribió un poema en su lecho de muerte:

Pequeña alma, blanda, errante
Huésped y amiga del cuerpo
¿Dónde morarás ahora
Pálida, rígida, desnuda
Incapaz de jugar como antes...?

P. Aelius Hadrianus Imp.

M. Yourcenar termina su libro Memorias de Adriano desarrollando en prosa el mismo tema:


Mínima alma mía, tierna y flotante, huésped y compañera de mi cuerpo, descenderás a esos parajes pálidos, rígidos y desnudos, donde habrá que renunciar a los juegos de antaño. Todavía un instante miraremos juntos las riberas familiares, los objetos que sin duda no volveremos a ver... Tratemos de entrar en la muerte con los ojos abiertos...


martes, 27 de mayo de 2014

El collar de la paloma

Sobre las señales del amor:

Me quedé con ella a solas, sin más tercero que el vino,
mientras el ala de la tiniebla nocturna se abría suavemente.
Era una muchacha sin cuya vecindad perdería la vida.
¡Ay de ti! ¿Es que es pecado este anhelo de vivir?
Yo, ella, la copa, el vino blanco y la oscuridad
parecíamos tierra, lluvia, perla, oro y azabache.

Ibn Hazn de Córdoba

lunes, 17 de marzo de 2014

El águila y el caracol


A todos nos gusta citar de vez en cuando una fábula, quizás porque nos retrotrae a los tiempos de nuestra infancia, recordando casi siempre las de Iriarte y Samaniego, los dos clásicos fabuladores de la lengua castellana. Sin embargo olvidamos a Juan Eugenio Hartzembuch, el gran literato del siglo XIX que también hizo gala de su ingenio desarrollando su crítica social en sus menos conocidas Fábulas.
Y es una lástima porque son una verdadera joya y porque, algunas de ellas podrían exhibir su enseñanza en los tiempos que corren.
Y hay una que, de manera particular, me viene a la mente, cuando miro a mi alrededor o, simplemente, cuando escucho algún telediario. Se trata de El águila y el caracol:

      Vio en la eminente roca donde anida
      el águila real, que se le llega
      un torpe caracol de la honda vega,
      y exclama sorprendida:
      -¿Cómo, con ese andar tan perezoso,
      tan arriba subiste a visitarme?
      -Subí, señora, contestó el baboso,
      a fuerza de arrastrarme.

Porque llegar, lo que se dice llegar, llegan muchos, claro que algunos se sirven de su vuelo elegante, silencioso, sugerente, y otros llegan eso,... a fuerza de arrastrarse.

sábado, 12 de octubre de 2013

Cosas de María Zambrano

De su libro Hacia un saber sobre el alma:

Y como eje de todo, la idea cristiana del hombre como un ser que muere y ama, que muere con la muerte y se salva con el amor.

La pasión sola ahuyenta a la verdad, que es susceptible y ágil para evadirse de sus zarpas. La sola razón no acierta a sorprender la caza. Pero pasión y razón unidas, la razón disparándose con ímpetu apasionado para frenar en el punto justo, puede recoger sin menoscabo a la verdad desnuda.



sábado, 4 de mayo de 2013

El Bosco y Felipe II


En el centro de la Mesa de los pecados capitales, de Hyeronimus Boch, uno de los cuadros preferidos de Felipe II, se lee:

CAVA CAVE DOMINUS VIDET  (Cuidado, cuidado, Dios lo ve)